Suscribase a mi blog, escriba su correo electrónico en el recuadro.

lunes, 15 de octubre de 2012

¿Debemos ser aceptados por todos, todo el tiempo?


¿Debemos ser aceptados por todos, todo el tiempo?


¿Debemos ser aceptados por todos, todo el tiempo?
El primer concepto o área de pensamiento erróneo es la idea de que todo el mundo debe aceptarnos y aprobar nuestra conducta.
Tal actitud nos conduce a mucha preocupación irracional, especialmente cuando existen señales de que alguien desaprueba lo que hacemos.
Asumir esta postura resulta absurdo, ya que nos sería imposible agradar a todo el mundo todo el tiempo.

No existe ni existirá un ser humano que pueda complacer a todo el mundo. Lo que le agrada a algunos de nuestra personalidad, le va a desagradar a otros. Tratar de agradar a todo el mundo solo puede conducirnos a la inseguridad y a la falta de integridad personal. Por supuesto que deseamos el afecto y la aprobación de los demás y es necesario que seamos sensibles a sus opiniones, pero esto no quiere decir que dejaremos de ser nosotros mismos con tal de agradarles.

Este patrón de pensamiento distorsionado, la idea de que todo el mundo debe aceptarnos y aprobar nuestra conducta, causa muchísimos sufrimientos.
Lo que debemos hacer es buscar personas afines que tengan intereses comunes a los nuestros y cuyas ideas sean tal vez parecidas a las nuestras. De esta manera podremos relacionarnos de forma efectiva y sentir que pertenecemos a un grupo en el que se nos aprecia como seres humanos. Es preferible utilizar nuestra energía seleccionando y cultivando amigos verdaderos, que tratar de agradar a todo el mundo.

Una característica muy común entre los jóvenes adolescentes es su intento por parecerse al grupo y el esfuerzo que hacen por ser populares entre los demás jóvenes. Esto les crea un grave problema, ya que se están relacionando con otros adolescentes diferentes en su forma de pensar y con diferentes bases familiares. Se crea así mucha frustración cuando no son aceptados.

Es mucho mejor mantener nuestra propia identidad y mantenernos fieles a nuestros valores e ideales personales y a la vez tratar de ser amigables y creativos dentro de nuestro campo de acción. Si hacemos esto, que los demás escojan entonces si van a aceptarnos o no, y si deciden no aceptarnos, eso será problema de ellos. No debemos permitir que esto nos ocasione ansiedad.

Si asumimos esta actitud, encontraremos que nuestros amigos serán más fieles porque nos aceptarán tal como somos y además no nos sentiremos plagados por ansiedades irracionales y temores de todo tipo. Es imposible, totalmente imposible, agradar a todo el mundo todo el tiempo. Cada uno de nosotros debe vivir y defender su propia identidad como ser humano, no podemos vivir imitando a los demás, ni podemos vivir tratando de complacer a todo el mundo.


Copyright © 2012 - Todos los derechos reservados - Dr. Javier Fernández Cami

Propiedad Intelectual, Todos los Derechos Reservados
Luís Manuel Can Rosel © 2012.
Autorizo la reproducción total o parcial de ésta frase, artículo, ensayo, reflexión y/o cita por cualquier medio, sea electrónico o impreso con la condición de que no se modifique su contenido, ni su esencia y dar el crédito citando el nombre del autor y la fuente. Agradeciendo nos envíe un mensaje a cualquiera de los siguientes correos electrónicos: cr.luismanuel@gmail.com - luismanuelcr@hotmail.com - para conocer el lugar donde es reproducido lo extraído de éste blog.
Sígame por Facebook: luismanuelcanrosel y por Twitter: @luismanuelcr