Suscribase a mi blog, escriba su correo electrónico en el recuadro.

domingo, 21 de octubre de 2012

TE COMPARTO ALGO DE MÍ VIDA... ¡EL PODER DE JESÚS!

TE COMPARTO ALGO DE MÍ VIDA...

EL PODER DE JESÚS


Últimamente me he acordado mucho de Jesús, tanto que hasta he maldecido y juzgado, he llorado y le he preguntado: -¿Por qué a mí? ¿Qué te hice para que me hicieras esto? ¿Por qué eres injusto conmigo?-

He tenido muchas interrogantes en mi cabeza, tanto que he decidido empezar de cero. Iniciar una nueva vida, borrar el pasado y volver empezar; claro, volver empezar. Alguna vez dije: “aunque te sientas cansado, aunque sientas ganas de ya no seguir, aunque el mundo te pague mal, aunque una traición te hiera. “Simplemente, vuelve a empezar”

Pero así como juzgue a Jesús, recordé algo que a continuación te voy a contar.

Recuerdo en una ocasión jugando con mi sobrina, con sus muñecas que sacaba entre sus cosas, me empezaba a presumir lo que hacía cada una de ellas, y de repente me hizo una pregunta, una pregunta que me ha marcado, una pregunta que se me hizo muy profunda.

Ella me lo hizo con toda su inocencia de niño, como preguntándome cualquier cosa. Pero la pregunta está cargada de sabiduría profunda y de una fuerza para destructurar un cerebro.

Andrea con una inocencia después de jugar me pregunta: -¿Tío, cuál es el poder de Jesús?- ¿Tío, cuál es el poder de Jesús?

Es impresionante como la pregunta de mi sobrina de apenas siete años de edad fue capaz de volverme loco la cabeza durante dos, tres días. ¿Cuál es el poder de Jesús?
Esa pregunta me retumbo por dentro, era como cuestionar todas mis creencias de repente. Era como entrar en crisis conmigo mismo, como si todo lo que yo hubiese creído se derrumbase en un instante, mi mente no quería creer, no quería creer que la historia de Jesús podría ser una historia de un súper héroe más como los que conoce mi sobrina.

Sin embargo, lo más doloroso de esta pregunta no fue que no se la haya podido contestar, lo más duro fue: que no me la pude contestar a mí mismo…

Días después encerrado en mí habitación tome un Cristo y le dije: -sabes, mi sobrina me hizo una pregunta, me metió en crisis, movió mis valores, mis principios, mis ideales. Me pregunto que cuál era tu poder. Estábamos un día jugando y sin querer vio un Cristo y me pregunto: ¿tío, cuál es el poder de Jesús?-

-¿Cuál es tu poder?-

Me dio coraje verte, sentirme solo, me dio tristeza. Me dolió.

-¿Sabes, hoy entiendo tu poder?-

Tu poder es que estuviste vivo y que en 33 años dejaste tu nombre grabado en la historia de la humanidad con acciones. Alguien resumió tu vida diciendo que pasaste haciendo el bien.

Diste tu vida por tu ideal, y al final de tu voz solo salió decir: -padre, perdónalos porque no saben lo que hacen-.

Tu poder es no dejar que nadie te hiciera daño. Que aunque te traicionaran, aunque te humillaran y aunque te tacharan de loco, dejaste que alguien te hiciera daño. Al final, perdonaste…
Eso es poder, eso es poder…

¡Ya entendí!

Tu poder no fue hacerle daño a alguien, tu poder no fue transformar el agua en vino y no sé qué tantas cosas. Tu poder fue: “amar, y hacer que nos amaramos los unos con los otros…”

Hoy te dijo que te juzgue sin antes saber, comprendí del verdadero poder que tienes para realizar las cosas. Así como alguna vez dijiste: “padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. Hoy te dijo que me perdones porque no supe lo que decía. Y una vez más me dejo guiar hacía el camino del éxito, de alegría, pero sobretodo: de paz y de amor.

Por: Gpe. Melgar Jr.
Motivador-Consultor-Autor

Fuente: Arquitectura Emocional, un Grupo de Facebook de Mónica Díaz Calderón

Copyright © 2012 - Todos los derechos reservados - Guadalupe Melgar Jr.

Propiedad Intelectual, Todos los Derechos Reservados
Luís Manuel Can Rosel © 2012.
Autorizo la reproducción total o parcial de ésta frase, artículo, ensayo, reflexión y/o cita por cualquier medio, sea electrónico o impreso con la condición de que no se modifique su contenido, ni su esencia y dar el crédito citando el nombre del autor y la fuente. Agradeciendo nos envíe un mensaje a cualquiera de los siguientes correos electrónicos: cr.luismanuel@gmail.com - luismanuelcr@hotmail.com - para conocer el lugar donde es reproducido lo extraído de éste blog.
Sígame por Facebook: luismanuelcanrosel y por Twitter: @luismanuelcr